German French English Spanish

Situación geográfica

Mapa Robregordo

Está situado al norte de la Comunidad, a 87 kilómetros de Madrid por la autovía que lleva a Burgos (N-1). Este pueblo de la "sierra pobre", así conocida por la dureza de su clima, se emplaza en uno de los lugares privilegiados de la cordillera de Somosierra, al pie del Alto de la Cebollera (1.832 metros).

A pesar de que hoy en día la población ha disminuido, los pocos habitantes de Robregordo han tenido una importancia sin igual en la historia del puerto de montaña, siempre dispuestos a socorrer a los viajeros que se topaban con los problemas atravesando el obstáculo orográfico que sirvió de unión entre las dos Castillas. 

Peñascos y robles son difíciles de esquivar en las inmediaciones de Robregordo, pero quizá lo más destacable de este territorio sea el inigualable espacio natural que forma la mancha de acebos más importante del centro de la Penínsulala acebeda de Robregordo.

El origen de su nombre no entraña ningún misterio. La enorme cantidad corpulentos robles distribuidos por todo el territorio, salpicado a su vez por jaras y rebollos, sirvió a sus fundadores para nombrar lo que se convertiría con los años en un punto estratégico entre las dos Castillas.

El término municipal de Robregordo se halla enclavado en la cordillera de Somosierra, al norte de la provincia de Madrid. El terreno es muy accidentado, con una altitud media de 1299 m. Los dos puntos más elevados son el alto de la Cebollera Nueva (1832 m.) y el alto de Colgadizos (1834 m.)

Predominan los terrenos forestales con pinos, jaras o rebollos; en menor medida, los setos de encinas y robles, los pastizales y las praderas. Las tierras de cultivo son prácticamente inexistentes. Cruza el término de norte a sur el río Madarquillos con sus afluentes, los arroyos de Santo Domingo, de las Atalayas, Pilonzano y del Valle.

 También de norte a sur, lo atraviesa la Cañada Real Segoviana que pasa por el mismo pueblo, formando la llamada Calle Real, y sirve de dos descansaderos: el de la Cerrada y el de los Cercones. Otras muchas vías pecuarias recorren su territorio.

 El topónimo Robregordo deriva de la gran cantidad de robles, de considerable tamaño, que existían en el término.

 

La Comarca - Valle Medio del Lozoya

Comarca1Peñascos y robles son difíciles de esquivar en las inmediaciones de Robregordo, pero quizá lo más destacable de este territorio sea el inigualable espacio natural que forma la mancha de acebos más importante del centro de la Península: la acebeda de Robregordo.

El origen de su nombre no entraña ningún misterio. La enorme cantidad corpulentos robles distribuidos por todo el territorio, salpicado a su vez por jaras y rebollos, sirvió a sus fundadores para nombrar lo que se convertiría con los años en un punto estratégico entre las dos Castillas.

Se conoce como Valle Medio del Lozoya el conjunto de once pueblos desde Buitrago a Somosierra, entre los que se encuentra Robregordo, tres kilómetros antes de coronar el pueblo.

Las características de este territorio vienen siendo similares en cuanto a su vegetación que alterna con plantaciones bajas que se mezclan con desiguales y pequeñas praderas. Las zonas medias altas carecen de extensos arbolados, se forman de ejemplares aislados. Vegetación herbácea, helechares, matorral de robledales melojos, retamares, endrinos y majuelos. Según domina la altura, crecen el brezo y el jabino rastrero que en la zona septentrional a los 1.500 metros se unen con las repoblaciones forestales de pinos.

Cruzan el término de norte a sur, el río Madarquillos con sus anuentes Santo Domingo, Atalayas, Pilozano y El Valle.

Comarca2El casco histórico de Robregordo construido por sus pobladores con la tipología original de la zona, el interior de sus viviendas resulta fresco en verano y menos frío en invierno. La vía principal del pueblo fue calle Real, camino y cañada, su firme empedrado con piedra. ("gorrón" de río) colocado por los vecinos de forma rústica pero segura, ha permanecido hasta hace unos años. En los bajos de algunas casas se encontraban instaladas tiendas y tabernas, comercio habitual de vecinos, arrieros y carreteros del tiempo. Las construcciones de las calles laterales era la misma, algún corral incluido marcaba la diferencia, el firme o suelo de la calle era de tierra aplastada; en una cosas eran y son comunes, todas ellas van a parar a la Iglesia situada en el centro del pueblo.

Como típico pueblo de la sierra, Robregordo siempre tuvo vaias fuentes públicas, con las obras del Ferrocarril que dividió el casco urbano despareció la del "Chorro Abajo", esperamos que en el futuro mantengamos las tres actuales para que los visitantes disfruten de las finas aguas de nuestro término. (En la actualidad, todas las viviendas tienen incorporada el agua).

Saliendo del pueblo hacia el Norte por calle Real, se gira a la izquierda por los apartamentos la Fragua, camino del Hospital, paso subterráneo de la carretera antigua N-1 cruzando el río, nos lleva a la Acebeda de Robregordo. ubicada en el espacio natural de la dehesa boyal, donde existe el principal bosque de acebos de la Comunidad de Madrid.

Fuera de este bello recinto, el terreno es más accidentado, con elevadas cumbres como la Cebollera, Colgadizos, y Los Llanos que dan vista la provincia de Segovia. Unido a estas alturas, recorren y circundan el término las rutas forestales y es sumamente atractivo contemplar desde estos parajes el amplio Valle del Lozoya.

Comarca3Este bonito pueblo fue precursos en los años cincuenta de asiduos desplazamientos de los capitalinos a visitar nuestro entorno, en aquellos años aún se vivía intensamente el desarrollo agropecuario. Por estas fechas, empezó a despertarse el turismo Europeo, era muy frecuente que algunos viajeros encontraran en nuestra zona atracciones un tanto sorprendentes, movidos por la curiosidad paraban sus vehículos en las cunetas de la carretera para hacer fotografías de nuestro verde paisaje que en la época estival seguía conservando su frescor. En el período de recolección, los jóvenes, tanto extranjeros como madrileños, se acercaban a las eras de trillar situadas al lado de la Nacional I, subían a la trilla y acompañando al que dirigía la yunta daban algunas vueltas alrededor de la parva disfrutando la experiencia de ser remolcados por vacas y caballos para realizar la molida del centeno. Esta rudimentaria técnica llamaba la atención a los viajeros de la adelantada Europa donde ya habían suprimido este sistema y adaptado el progreso industrial.

En los últimos treinta años, Robregordo ha perdido su forma de vida, el sistema de producción ha quedado paralizado, solamente permanece una pequeña representación en ganadería, la agricultura ha quedado relegada a un grupo de pequeños agricultores amantes del campo. Nos vemos ante la disyuntiva de modificar nuestro envejecido sistema con otros medios alternativos que nos encaucen en la vía del progreso.

Según informes recogidos, España posee una enorme importancia en el nivel de participación de turismo, ocupando uno de los principales lugares del mundo como país receptor. En sentido inverso, los españoles nos programamos nuestros viajes turísticos a cualquier parte del Planeta, y si echamos un vistazo al mapa turístico, observaremos que hasta en los países más pobres del mundo, el turismo se ha convertido en un elemento importante dentro del proceso de desarrollo económico.

No es el turismo global el que se puede desarrollar en nuestra Sierra Norte, ya que carecemos de infraestructuras necesarias, zonas deportivas, de recreo, monumentos artísticos, etc.

En nuestro caso, debemos dirigir los proyectos hacia el entorno natural, conocer y disfrutar la Sierra es la ilusión de muchos capitalinos que cada fin de semana nos visitan. De un año para otro va aumentando el número de excursionistas. Nuestros campos, valles y montañas tienen algo que atrae, es la sensación de disfrutar un paraje natural en campo abierto. Fauna y flora de forma paralela llenan de vida nuestros campos con una magia irresistible. Sus colores cambiantes todo el año nos sorprenden, meses de Mayo y Junio con floridos retamares, otoños multicolores, su vegetación se convierte en una relajada sensación de bienestar. Sus acebos, en los meses cercanos al invierno con sus ramilletes rojos, el serval de cazadores, los majuelos etc, y si tienes suerte de contemplar un día de invierno una extensa nevada blanca, es algo maravilloso. Robregordo esta en el sitio elegido, es el balcón para disfrutar de la belleza del extenso Valle de Lozoya Este patrimonio común es una reserva necesaria para todos, cuando se conoce resulta encantador. 

Defender la Sierra, planificar el turismo rural en deporte de aventuras, Senderismo, excursiones, rutas alternativas por caminos rurales, subir al techo de nuestras montañas, fuentes y arroyos, condiciones medioambientales inmejorables Introducir a los visitantes de viajes cortos que hacen desplazamientos de 200 kilómetros los llnes de semana para que conozcan nuestra gastronomía, usos, costumbres y forma de vida.

Comarca4Desarrollar las mejores condiciones creando apacibles y acogedores alojamientos de ocio y recreo, mejorar dentro de lo posible nuestro entorno para recibir a nuestros visitantes con especial atención para que queden interesados en volver. Hacer partícipe al viajero de lo que tenemos, que lo respete y disfrute. Otros visitantes se interesaran por nuestras costumbres, valores culturales y sociales, y en general de la evolución antropológica de los habitantes de este pequeño pueblo a través de nuestra historia.

Somos conscientes de nuestras necesidades, pero "la fe mueve montañas". Hemos de emprender el camino, "principio quieren las cosas", sucesivas generaciones se encargarán de continuar la idea. No pasarán muchos años para quela Sierra Norte se convierta en Parque Provincial para disfrute de los vecinos de Madrid.

Capital por todos sus extremos sigue creciendo, nuevas urbanizaciones vienen a sumarse al último censo de población que en los últimos años ha crecido en 600.000 personas. Según sube la población la contaminación ambiental aumenta, más vehículos, más calefacciones, y la escasez de lluvia y nieve amenaza el suministro de agua y electricidad; todo esto viene a unirse a los insuficientes medios que pueden aportar las autoridades.

La Sierra Norte formará parte del futuro "gran parque" que ocupará toda la sierra, Madrid necesita todos los fines de semana que sus agobiados vecinos tengan una válvula de escape hacia el cercano entorno rural para reponerse del ajetreo diario de la Capital.

DEBEMOS TENER EN CUENTA Urbanización: Disponibilidadde espacios suficientes para seguir construyendo Infraestructuras: Son imprescindibles, hay que hacer algún edificio municipal, el pueblo lo necesita como ayuda para su relanzamiento.

Ordenamiento: Respeto a las normas establecidas por la Comunidad de Madrid, y dentro de lo posible mejorarlas, nuestro futuro depende de una planificación correctamente estudiada 

Medio Ambiente: Respeto absoluto y vigilancia permanente, dependemos en el futuro de su conservación.

Félix San:. Robregordo

Cómo llegar

Desde Madrid por la A-1. En autobús, desde Plaza de Castilla, líneas 190A (Burgo de Osma), 190B (Cantalejo), 191B (Buitrago del Lozoya - Somosierra), de la empresa "ALSA".

En coche:

El municipio de Robregordo se encuentra a 87 Kms de Madrid Capital, en dirección N-I Madrid-Burgos salida Nº 87. En la rotonda, tomar la primera salida en dirección Calle de los Bolos/N-I y seguir las indicaciones.

 

Puedes encontrarnos mediante este mapa 

 

 

En autobús:

Desde Plaza de Castilla, líneas 190A y 190B. Desde Buitrago del Lozoya, línea 191B. Pulse aquí para más información

 Creatividad y desarrollo      logo Sindec